Oración para Madres Solteras o Separadas / Divorciadas

 

Esta es una hermosa oración, y muy efectiva, para todas las mujeres que se han divorciado, separado o que son madres solteras, y que requieren de la protección especial de nuestro Padre.

 

Es muy importante que en un hogar donde la figura masculina haya tenido que quedar ausente, que ese lugar natural de autoridad lo cubra nuestro Señor Jesucristo y nuestro Padre Celestial. No se trata de discriminación sino de una estructura natural que nuestro Creador realizó donde el varón es la cabeza de la familia. Al estar ausente, es muy importante por protección de la mujer y sus hijos, entregar la autoridad a quien tome las riendas de ese hogar en protección y bendiciones, cubriendo el rol donde el varón no lo hizo.

 

Les recomiendo mucho ésta oración y repetirla cada cierto tiempo, y de corazón entregar la autoridad masculina del hogar a nuestro Señor y al Padre, y cada vez que se sientan vulnerables, recordar que ahora Jesucristo es su marido y figura masculina, y apelar a él para cualquier asunto, ya sea de la casa, familia, hijos, finanzas etc.

 

ORACIÓN 

 

Padre amado, en el nombre de Jesucristo, vengo formalmente ante ti como testigo viviente de tu Gracia y Sabiduría. Te pido que, por favor, traigas a mi mente cualquier cosa en mi vida que sea una ofensa a ti.  A ti y solamente a ti Padre invito a hablarme en el nombre de Jesucristo, a través de tu Espíritu Santo.

 

(mantenerse en silencio por un momento y escuchar desde el alma)

 

Yo doy testimonio que Jesucristo es el Salvador, y te pido en su nombre que me limpies a mí y a mis hijos (decir nombres) de todos nuestros pecados y que purifiques nuestras vidas y nuestro hogar. 

 

Señor Jesús, por favor perdona mis pecados y cúbreme a medida que me arrepiento y remuevo éstas cosas de mi vida que te ofenden (retirar objetos, libros, películas, relaciones personales tóxicas, adicciones, o cualquier objeto que pueda ser portal, pueden hacerlo al paso de las semanas lo que el Espíritu Santo les vaya mostrando qué hay que eliminar). 

 

Jesucristo derramó su sangre por nosotros cuando estuvo en la Cruz del Calvario, EL es el único Mesías y Salvador del mundo, de nuestras vidas y de nuestro hogar. En el nombre de Jesucristo hoy hago esta oración. Padre, como la madre de mis hijos, yo te pido tomar el lugar de (nombre del padre o ex pareja) quien es su padre biológico, en nuestras vidas, y desde hoy ser mi Marido. Para que nos protejas, nos proveas y nos sanes como tus amados hijos y esposa en tu Palabra, en el nombre de Jesucristo.

 

Padre, en retorno a tu amor, yo haré lo mejor posible cada día y noche para mantener tus ordenanzas y vivir en base a la guía que me has proporcionado en tu Palabra. Yo sé que si lo hago, puedo reclamar las promesas dadas a Abraham, Isaac y Jacob y las bendiciones de Jesucristo para mí y para mis hijos ( decir nombres ).

 

En el nombre de Jesucristo, yo renuncio, rechazo y reprendo a todos los espíritus anti-cristos o entidades negativas que traten de ponerse en contra mía y de mis hijos, y te pido Señor Jesús de reprenderlas ahora en tu nombre. Yo te pido que me escondas a mí y a mis hijos (nombres) dentro de tu cuerpo resucitado, y nos cubras con tu preciosa sangre y Palabra. ¡Escóndenos en tus heridas, amado Jesús, te doy gracias mi amado Redentor, te amo!

 

Padre, especialmente pido que se alcen paredes y destrucción contra cualquier maldición, contrato, dedicación por linaje, ofrecimiento, sacrificios, votos, nueva era, o cualquier forma de contrato con los ángeles caídos hecho por mis antepasados, por (nombre del Padre) y sus antepasados, o cualquier persona u objeto que esté en contacto con mis hijos (decir nombres) que concierna a su vida, destinos, o futuro. También pido sean quebrantados cualquier encantamiento, maldición, hechizos, trabajos de brujería, shamanismo, manipulación mental, manipulación interdimensional, o cualquier tipo de espiritismo en mi vida y la vida de mis hijos, en el nombre de Jesucristo. 

 

Yo declaro que mis hijos (nombres) son hijos del Dios Altísimo, y que sus vidas, destinos y fe son sembradas y nutridas por la palabra viva de Jesucristo y su justicia. El poder de Jesucristo desarma cualquier otra reclamación de derechos hechas por cualquier persona o ser, en cualquier tiempo, de cualquier modo, a través de los mundos, dimensiones y líneas temporales. 

 

Mis hijos y yo estamos bajo el nuevo pacto de la sangre de Jesucristo, y nada puede disminuir, robar o cambiar nuestro camino hacia a nuestro Padre. Jesucristo reprende al devorador de las vidas de mis hijos y la mía para siempre.  Padre, te pido que me mantengas anclada en tu palabra, fiel a tus planes, abierta al Espíritu Santo para que me ayude a proteger, guiar y enseñar a mis hijos de la forma que tú lo harías.  Te agradezco que cada paso que demos sea ordenado por ti, y que cuando los llames a casa al paraíso, los recibas con bendiciones por haber sido fieles a ti. En el nombre de Jesucristo oramos, amén.